¿Cuáles son las Diferencias entre Empresario Individual y Empresario Social?

¿Cuáles son las Diferencias entre Empresario Individual y Empresario Social?

¿Estás interesada en entender la diferencia entre un empresario individual y un empresario social? Estás en el lugar indicado. En este artículo, vamos a explicar en detalle todos los detalles que necesitas conocer para entender las diferencias entre estos dos distintos tipos de empresarios.

En primer lugar, vamos a hablar del empresario individual, uno de los tipos más populares y conocidos. Los empresarios individuales están generalmente involucrados en emprendedurismo y son aquellos que trabajan en su nombre como una sola persona. Estos empresarios suelen gestionar sus negocios directamente, sin ningún tipo de ayuda de otros negocios.

Por otro lado, los empresarios sociales se dedican también al emprendedurismo, pero realizan su trabajo con el objetivo de obtener gigantes beneficios sociales. Estos empresarios se esfuerzan por mejorar la salud, el bienestar y el medio ambiente de sus comunidades, la mayoría de las veces trabajando en cooperación con el gobierno, ONGs y otras empresas.

Ahora que conoces las principales diferencias entre un empresario individual y un empresario social, estás lista para profundizar más en el tema. A lo largo de esta entrada de blog, examinaremos en detalle las ventajas y desventajas de cada uno para que puedas tomar decisiones informadas acerca de tu futuro empresarial.

[su_youtube url="https://www.youtube.com/watch?v=kG9YdZyXXGs" responsive="yes" autoplay="no"]

Contenidos de este artículo
  1. Características Generales
  2. Impuestos y Responsabilidades
  3. Ventajas y Desventajas para el Empresario Social y el Empresario Individual

Características Generales

La naturaleza de los negocios toma diferentes formas: desde el empresario individual, que implica que todos los responsables, riesgos, beneficios y gestión están al cargo de una sola persona, hasta el empresario social, en el cual un grupo de personas o inversionistas se involucra en la empresa. Estas dos estructuras tienen características generales que hay que considerar al momento de elegir una.

Los empresarios individuales son personas físicas con una actividad empresarial, comercial o profesional, que tienen una personalidad jurídica y una responsabilidad de deudas ilimitada. Los empresarios sociales son compañías a través de las cuales un grupo de personas o inversionistas intervienen para alcanzar un propósito común. Esta estructura se crea para promover grupos comerciales, financieros y de producción, siempre bajo el cumplimiento de unas regulaciones legales determinadas.

Debido a la responsabilidad ilimitada del empresario individual, para solventar las deudas relacionadas con su negocio, la mayoría de sus bienes personales están sujetos a ser embargados. Esto no ocurre en caso de los empresarios sociales, donde el riesgo de la entidad limita al capital invertido, es decir, a los bienes o recursos destinados para la empresa.

Además, los empresarios individuales estarán físicamente presentes en su negocio y tendrán la responsabilidad de administrar su tiempo, decisiones, planes y un sin número de tareas relacionadas con su actividad sin ayuda de nadie. Por su parte, el empresario social podrá delegar todos estos aspectos, permitiendo así tener un mayor impacto en el mercado y una mayor posibilidad de obtener utilidades.

Para gestionar los ingresos, los empresarios individuales están obligados a declarar sus impuestos como cualquier persona en España, mientras que los empresarios sociales deben hacerlo entregando los formularios exigidos por la inscripción de la entidad. Los primeros deberán tener cuidado al destinar sus ingresos personales, pues muchos de ellos conllevan a pagar impuestos. Mientras que los segundos tienen cierta libertad para desarrollar una contabilidad empresarial que siga las regulaciones fiscales establecidas.'

Impuestos y Responsabilidades

Los empresarios individuales y empresarios sociales están sujetos a los mismos requisitos y normativas fiscales de obligado cumplimiento. Aunque son totalmente diferentes en su forma de gestionar la empresa, los impuestos son iguales para ambos. Esto implica conocer los tipos de impuestos y contribuciones, las obligaciones fiscales, las responsabilidades y los plazos, tanto para el presentar las declaraciones, como para el pago.

Los tres tipos principales de impuestos que todos los empresarios deben conocer y cumplir son el Impuesto Sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), el Impuesto de Sociedades y el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE). Los impuestos se abonan anualmente mediante la presentación de las correspondientes declaraciones.

En cuanto a la responsabilidad financiera, en el caso de los empresarios individuales el responsable de la empresa es el mismo propietario, quien responde personal y solidariamente de la deuda frente a acreedores y bancos, por lo que los bienes personales pueden ser embargados si existe deuda. En el caso de los empresarios sociales, la responsabilidad financiera recae únicamente sobre los activos de la empresa.

Además, es la responsabilidad de todos los empresarios cumplir con el pago de impuestos y contribuciones a la Hacienda Pública, bien a través de la presentación de sus declaraciones trimestrales o anuales. Por este motivo, tanto los empresarios individuales como sociales deben estar siempre al día en cuanto a las últimas modificaciones en materia fiscal, ya que éstas pueden variar de un ejercicio a otro.

Ventajas y Desventajas para el Empresario Social y el Empresario Individual

Entre las ventajas del empresario Social podemos destacar la no responsabilidad legal de sus fundadores o socios respecto a las entidades con las que trabajan. Esto significa que no serán responsables legalmente de los actos u omisiones perpetradas por la empresa, ya sea ante un tribunal o en el ámbito de la presurización o regulación de las actividades de la propia empresa. Además, el empresario social tendrá un permitido reconocimiento fiscal, con el que se verá beneficiado al disminuir la cantidad de tributos que debe pagar a la Hacienda Pública.

Por otro lado, el empresario social también tendrá obligaciones de índole económica y, en muchos casos, políticas, y esta situación puede ser una limitación para aquellas personas que no quieran someterse a las limitaciones o desees impuestas por el Estado. Esto supone que el empresario social tendrá menor autonomía para llevar a cabo sus planes.

En cuanto a las ventajas del empresario individual, se puede destacar la libertad que disfrutan respecto a la manera de gestionar su empresa. El empresario individual no tiene la obligación de responder de las deudas de la compañía, y la responsabilidad es exclusivamente suya ante terceros, sin que los mismos puedan ingresar en su patrimonio particular. Además, la tributación es mucho más ágil, ya que muchos impuestos pueden ser tratados en la declaración de la renta, lo que repercute directament ya su economía personal.

Sin embargo, una de las principales desventajas que un empresario individual tendrá, es la subordinación de los recursos de la empresa al patrimonio personal del empresario. Esto supone que, si la empresa llegara a declarar insolvencia, el empresario se haría cargo personalmente de las obligaciones de la empresa.

Silvia Chauvin

La Arquitecta Silvia Chauvin es editora de Mujeres de Empresa, escribe sobre temas de tecnología y redes sociales.

Otros artículos que pueden ser de tu interés

Subir

Este sitio web utiliza cookies Mas info

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad